La Ley de Segunda Oportunidad puede permitir al deudor insolvente (sea persona natural o física, autónomo o pequeño empresario) sanear su patrimonio, viniendo a reforzar la protección del deudor insolvente.

Este mecanismo de segunda oportunidad logrará reestructurar tus deudas y, si fuera necesario, incluso llegar a la exoneración todas sus deudas.

Los requisitos para acceder a la ley de segunda oportunidad son los siguientes:

No puedes ser objeto de un concurso culpable

No puedes incurrir en determinados delitos

Actuar de buena fe

Pagar determinados créditos

No puedes deber más de cinco millones de euros

José Expósito

Socio Fundador